El Dr. Fernando de Manueles Marcos, residente de Dermatología en Albacete  y representante Nacional de Residentes de la Academia Española de Dermatología y Venereología (AEDV), nos cuenta su experiencia de formación durante los años de su residencia y la oportunidad de haber realizado una rotación en la Clínica Mediteknia a cargo del Dr. Jiménez Acosta en el Área de Tricología y Trasplante Capilar, único Dr. en España acreditado por la Sociedad Internacional de Trasplante de Pelo (ISHRS) para la formación en esta área de la Dermatología.

“”A finales del mes de Mayo, miles de médicos que comenzamos hace cuatro o cinco años nuestra especialidad en los distintos hospitales de toda España acabaremos nuestra formación.

Durante este periodo que según la especialidad dura cuatro o cinco años, los médicos adquirimos las competencias necesarias para poder ejercer de forma autónoma las distintas especialidades médicas o quirúrgicas elegidas previamente mediante la realización de una oposición conocida coloquialmente como examen MIR. El proceso para llegar hasta este punto es largo, sacrificado en el plano personal, con muchas horas de estudio y largas guardias los fines de semana y  unas retribuciones escasas.

En mi caso, elegí formarme en Dermatología, especialidad médico quirúrgica y que abarca todas las áreas referentes a la piel y el pelo, en el Hospital Universitario de Albacete.

Cada año de los cuatro en total que dura la formación están orientados a una parte distinta de la especialidad.  Los primeros años son dedicados a la formación como médico y dermatólogo general, con realización de guardias de urgencias hospitalarias y asistencia en las consultas con un dermatólogo  responsable. Los últimos años de la especialización son dedicados a la formación de áreas más específicas de la especialidad y al aprendizaje de técnicas complejas y a la puesta en escena de todo lo aprendido con consultas propias, y es que mucha de la carga asistencial que tienen los hospitales en España es soportada en gran medida por médicos especialistas con dos o tres años de formación.

Durante todo este tiempo somos guiados por un médico del servicio, que de forma desinteresada y altruista  ejerce el papel de tutor de residentes  ayudándonos en todo aquello imprescindible para nuestra formación.

En general, los programas de formación de todas las especialidades, incluida la mía, son buenos y están revisados constantemente para adaptarlos a las necesidades actuales y a los distintos avances en el plano científico. A pesar de todo, existen áreas que los hospitales públicos no pueden ofrecer en su programa de formación, bien por ser áreas que tradicionalmente están fuera de la cartera de servicios de estos centros, por ejemplo todo lo relacionado con la cosmetología , la estética y todo lo relativo a la tricología y el trasplante capilar. Áreas que además  cada día son más demandadas por la sociedad y que debido a la escasa formación desde los programas de formación oficiales da lugar a que estos trabajos sean desempeñados por profesionales que en el mejor de los casos son licenciados en medicina, pero que en ocasiones son ejercidos por personas sin ninguna cualificación exponiendo a los pacientes a innumerables riesgos.

En mi caso  he venido a Gran Canaria para hacer una estancia en la Clínica Mediteknia, con el Doctor Jiménez Acosta, dermatólogo especialista en tricología y trasplante capilar. Este es el único centro en España acreditado por la Sociedad Internacional de Trasplante de Pelo (ISHRS) para la formación en esta área de la dermatología.  Durante la estancia he podido aprender todas las fases que implican la realización de un trasplante capilar, desde la fase de consulta y planificación quirúrgica, a la parte más técnica consistente en la extracción de unidades foliculares de zonas con alta densidad en pelo para poder llevarlo a zonas  con escasa o nula densidad.

Ya en la recta final de mi formación, aprovecho la oportunidad para agradecer a los centros públicos y privados como la Clínica Mediteknia  implicados en la formación de los médicos residentes,  y al apoyo incondicional de familia y amigos. Sin duda sin ellos el camino hubiese sido más complicado.””

Dr. Fernando de Manueles Marcos, Residente de Dermatología en Albacete y Representante Nacional de Residentes en la AEDV.

Artículo Publicado en el Periódico Canarias 7: Pincha aquí