El Dr. Jiménez Acosta como integrante del Comité Ejecutivo y activo miembro de la ISHRS, Sociedad Internacional de Trasplante de Pelo sin fines de lucro mundial y autoridad líder en el cuidado del cabello y el trasplante de pelo, con más de 1.200 miembros de 70 países de todo el mundo, y preocupado por la situación actual del aumento del número de personal NO MÉDICO realizando trasplantes de cabellos, incurriendo por ello en ilegalidad y con graves consecuencias para los pacientes, difunde el COMUNICADO de ALERTA de la citada Sociedad para lograr un mayor alcance y así informar y concienciar a la población de los graves riesgos que corren al someterse a este tipo de cirugías por parte de personal sin licencia.

“Un número cada vez mayor de pacientes busca la ayuda de los médicos que integran la ISHRS, pidiéndoles que corrijan los errores de las personas que no tienen licencia o una formación adecuada para llevar a cabo el trasplante quirúrgico de cabello”, ha comentado el presidente de la Sociedad, Ken Washenik, MD. “La ISHRS está muy preocupada por los pacientes que, en algunos casos, sufren daños irreparables en su cabello y cuero cabelludo. Nos sentimos profundamente afectados al enterarnos de complicaciones, algunas de ellas graves, resultado de que personas sin licencia estén realizando intervenciones quirúrgicas en los Estados Unidos y en el extranjero”.

Cuando se realiza correctamente por médicos especializados, la cirugía de restauración del cabello actual ofrece, de forma segura y eficaz, resultados de aspecto natural y permanentes que son prácticamente indetectables, ha afirmado el presidente de la Sociedad. “La ISHRS se pronuncia al respecto de este tema porque nuestra misión se centra en promover la calidad para los pacientes a través de la formación continua tanto de los profesionales médicos como de los consumidores”, ha añadido.

La ISHRS advierte que los resultados de seguridad y tratamiento de los pacientes se están poniendo en peligro y recomienda a los consumidores que tengan presente la siguiente información:

  • Los procedimientos de restauración del cabello, incluso los mínimamente invasivos, son intervenciones quirúrgicas que requieren experiencia médica.  Para realizarlas hay que emitir un diagnóstico y realizar numerosas incisiones en la piel. Es fundamental para la seguridad del paciente que se administre la dosis apropiada de medicación anestésica y los pacientes deben someterse a un seguimiento médico.
  • Los únicos profesionales que deberían realizar la cirugía de restauración capilar son los médicos con licencia y la formación adecuada.  Dicha cirugía incluye la evaluación del diagnóstico preoperatorio; la planificación de la cirugía; la realización de la intervención (incluyendo extracción de cabello donante, diseño del nacimiento del cabello y preparación de la zona receptora); y la gestión de cuestiones médicas, así como de las posibles reacciones adversas. Es importante asegurarse de que el médico con el que hayan programado la cirugía sea el encargado de realizarla, en lugar de delegarla a una persona sin licencia.
  • Cuando personal sin licencia realiza aspectos altamente cualificados de la cirugía de restauración del cabello, además de las complicaciones quirúrgicas, los pacientes se arriesgan a recibir un diagnóstico erróneo o a la realización de cirugía innecesaria o poco aconsejable.  Por ejemplo, en algunos casos, la pérdida del cabello puede estar causada por trastornos relacionados con enfermedades que, si no se diagnostican y tratan correctamente, pueden generar problemas médicos más graves.

Según el Dr. Washenik, las leyes varían en los distintos países respecto al área del procedimiento que puede delegarse a personal sin licencia, pero la ISHRS concluye que el responsable de realizar todas las incisiones o escisiones quirúrgicas que forman parte del procedimiento debe ser un médico con licencia y con conocimientos en el campo de la restauración del cabello. “Pensamos que, cuando los médicos publicitan sus credenciales y luego delegan la cirugía a personal no autorizado, pueden confundir a los pacientes y ponerles en situación de riesgo”, ha afirmado.

Artículo publicado en el Periódico Canarias 7: Pincha aquí