En los últimos años, el trasplante de pelo se ha hecho muy popular habiendo aumentado de forma masiva el número de clínicas donde poder realizarlo. Pero, ¿la cirugía de trasplante capilar es tan fácil y simple como lo que muchos artículos y publicaciones de redes sociales te hacen creer? Debemos tener en cuenta que el trasplante capilar es una cirugía real por lo que, como en cualquier procedimiento quirúrgico, se debe investigar para conocer sus opciones, cuáles son los posibles efectos secundarios, y si se es un buen candidato para someterse a este tipo de cirugía y obtener un buen resultado.

Aunque son varios los aspectos que se deben considerar, trataremos las cinco cuestiones principales que debe saber antes de decidirse a realizar un trasplante capilar.

1. Tener expectativas realistas.

Son muchos los pacientes que piensan que obtendrán unos resultados tan buenos como los que ven en Internet, pero lo cierto es que existen límites para cada caso, ya que depende de la densidad de cabello que tenga cada paciente en su zona donante y cuál es su grado de alopecia.

Los pacientes tienen una zona donante determinada y es un recurso no renovable. Esto significa que una vez que el cabello de la zona donante se trasplanta a la zona receptora, el cabello no vuelve a crecer en el área donante.

El médico que realiza la cirugía debe decidir cómo crear la mejora estética con una cantidad limitada de cabello, ya que tenemos que tener en cuenta que no se puede reemplazar cada cabello que se ha perdido porque esa cantidad de cabello donante no existe. Esta es la razón por la que cuando se buscan en Internet resultados de trasplantes capilares, no se ven pacientes con pérdida avanzada de cabello que recuperan su densidad capilar como cuando eran adolescentes.

Sin embargo, en los casos en los que hay una pérdida de cabello menor, hay suficientes injertos para restaurar la cabeza completa, pero si el paciente continúa perdiendo pelo, los cabellos que se usaron para crear una línea de cabello baja con alta densidad, no estarán disponibles para cubrir las áreas donde se produjeron nuevas pérdidas a medida que el paciente ha ido envejeciendo. Por esta razón, los médicos evitan realizar sesiones de un gran número de injertos, ya que siempre habrá la posibilidad de que se necesite más en el futuro.

2. ¿Cuándo puede el paciente incorporarse a la vida laboral?

No hay una respuesta única a esta pregunta, ya que depende de la actividad que desempeñe en su trabajo y de la técnica empleada en su cirugía.

En general, la cantidad mínima de tiempo que un paciente debe esperar antes de volver al trabajo es de una semana si el procedimiento realizado fue con la técnica FUE y dos semanas si fue con la técnica FUT.

El FUT es más invasivo físicamente como procedimiento, por lo que la recuperación de la herida lleva más tiempo. Sin embargo, si la técnica con la que se le realizó el trasplante fue con la FUE, muchas clínicas requerirán que le rapen la cabeza, una parte o por completo, para realizar el procedimiento de manera adecuada, por lo que esto puede retrasar el regreso al trabajo debido a las inevitables complicaciones del peinado que experimentará.

3.¿Cuántas sesiones de cirugía serán necesarias?

Normalmente, el paciente no se plantea esta cuestión, ya que asume que una única cirugía será suficiente para el resto de su vida y que podrá olvidarse de la pérdida de cabello una vez que el resultado sea definitivo.

Lamentablemente, esto no es así. En realidad, la pérdida de cabello es un problema progresivo, esto significa que una vez que comience la pérdida de cabello nativo que aún no ha caído, ésta continuará en diversos grados a lo largo de su vida.

Aunque existen terapias médicas que uno puede considerar, no hay garantías de que la pérdida de cabello se detenga por completo.

Las probabilidades variarán de un paciente a otro, pero la regla general es que siempre considere que su trasplante de cabello es su primer trasplante de cabello y que en el largo plazo pueda necesitar someterse a otro.

4.¿Se reunirá con el médico antes de su cirugía?

Esta es una pregunta poco habitual, pero de gran importancia, ya que el paciente debe saber si hablará con su médico o con un consultor.

Los consultores de trasplante capilar son una parte importante de cualquier práctica de restauración capilar, pero su rol es el de actuar solo como informadores sobre el procedimiento del trasplante y para responder preguntas básicas relacionadas con la clínica específica donde vaya a realizar su cirugía capilar. Solo un médico cualificado debe presentar consejos médicos y recomendaciones quirúrgicas.

La ventaja de contar con un médico cualificado es poder tener la oportunidad de visualizar cada caso personalmente y gracias a su experiencia y capacitación poder formular un plan quirúrgico con los mejores resultados.

5.¿Será un médico o un técnico quién realizará su trasplante de cabello?

Esta es una de las cuestiones más importantes. Esta pregunta tiene más que ver con la técnica FUE y no con la FUT, ya que solo los médicos pueden extraer físicamente una tira de la zona donante.

Las clínicas low cost, que han surgido de forma masiva a nivel mundial, llevan a cabo la técnica FUE. Esto se debe a la baja inversión financiera y de recursos necesarios para comenzar, además del aumento de personas que ven en ello un negocio con el que recortar gastos y ganar grandes beneficios utilizando información engañosa.

Siempre se debe tener en cuenta las complicaciones que pueden surgir y si realmente prefieres que un técnico sin licencia realice tu cirugía capilar.

 

¿Te gustaría obtener más información acerca de la cirugía capilar? No dudes en ponerte en contacto con nosotros llamando al 928 232 278 o escribiendo a info@mediteknia.com, resolveremos todas tus dudas.